jueves, 22 de marzo de 2018

LA LLUVIA IMPIDE LA SALIDA PROCESIONAL



En su 75 aniversario Ntra. Sra. de los Dolores se queda en casa

Por Juan Carmelo Luque Varela, Cronista oficial de la Villa
La salida procesional de Ntra. Sra. de los Dolores, programada para el pasado sábado 17 de marzo de 2018, se vio tristemente truncada por una pertinaz lluvia  que nos viene visitando desde el 27 de febrero.

La comunidad y ciudadanía de Castilleja del Campo sabían desde primeras horas de la mañana que la procesión había sido suspendida. También conocían el comunicado de la Agrupación con el que citaban a todos a un encuentro con la Virgen en la tarde del mismo día.
Así, siendo las 19 horas del 17 de marzo,  las puertas de la parroquia se abrieron a los feligreses, devotos  y demás vecinos que comenzaron a llegar para tener un acercamiento con Ntra. Sra. de los Dolores. En la amplia nave de la iglesia,  los componentes de la Banda de Música de Albaida del Aljarafe formaban corrillos haciendo comentarios sobre el tiempo y las partituras, mientras el director indicaba a los músicos que se colocaran detrás y a los lados del paso.
El cuadro plástico que se encontraba el visitante era exquisito, de solemne seriedad y belleza y sin igual. La imagen de Ntra. Sra. de los Dolores en su paso de procesión, situado a los pies del altar mayor y con la cera encendida, lucía de riguroso luto en un trono delicadamente adornado con rosas y claveles de color rosa pálido. Dos piezas del vestuario fueron los estrenos de este año. Una saya de terciopelo rojo que lució en el plan de altar de Cuaresma, pieza adquirida por un miembro de la Agrupación. Eus Cruz también regaló el tejido para un fajín. Ambas prenda fueron confeccionadas por el vestidor de la Virgen y responsable del exorno floral del paso Antonio de Rita, Antonio Rodríguez Sánchez. En el respiradero frontal lucia un crespón negro en memoria de  doña Isabel Rivera, difunta que fue enterrada unas horas antes. 
Los teléfonos móviles, convertidos en reporteras cámaras fotográficas, congelaban el presente para la memoria futura, mientras que admiraciones como: -¡qué cosa más linda!- y otras en la misma línea, salían de los labios de los devotos y devotas en maridaje con entrecortadas oraciones a la imagen Dolorosa.
Los que ya se hallaban en la iglesia  y las personas que continuaban llegando, tras un primer acercamiento con la Virgen, pasaban a buscar un espacio o lugar, bien en los laterales de la nave o en las líneas de bancos colocados en el coro, y quedaban expectantes. ¿Esperando qué? –Dijeron que habría oraciones y después un concierto-, se escuchaba en los corrillos.

Pasadas la 19:30 horas, alguien pidió silencio y la banda de música comenzó interpretando la marcha “Azahar de San Gonzalo”. A su  final  el Sr. Párroco, D. Manuel Martín Riego, expuso el siguiente pasaje evangélico de la Virgen María: <<Hijo ahí tienes a tu madre, Madre ahí tienes a tu hijo>>. A continuación la siguiente petición a la Virgen: <<Le pedimos por todas las familias, en primer lugar por cada una de las nuestras, para que la familia sea el centro de nuestra vida>>.
Hasta el momento, la intervención del Sr. Párroco y la ejecución musical cumplían las expectativas del centenar de asistentes al acto, que no contaban con lo que estaba por llegar. Mientras tanto, con suma discreción y  recogimiento, 20 costaleros fueron calzando el paso de la Virgen.

Tres golpes de martillo, rotundos y secos, con los que el capataz Samuel Ruiz llamó a su cuadrilla, provocó  un salto en los corazones de los asistentes que vieron, como los hombres y una mujer de faja y costal izaban a pulso, en una interminable “levantá”, el paso de Ntra. Sara. de los Dolores.  Poco a poco, mientras bajaban la plataforma del altar, comienza a sonar el himno “Buen Suceso”. Los sentidos se disparan y la emoción sube como una de esas…  ¡al  cielo con ella!
Con un paso corto los corazones bajo las trabajaderas recorren los pocos metros  que separan el presbiterio del crucero formado por las capillas del Sagrario y de la Virgen. En ese momento el equipo de capaces ordena una “revirá” izquierda que finalizó con el paso en la entrada de la capilla del Buen Suceso. En muchos rostros las lágrimas, como una “chicotá” de emociones, bajaban por las mejillas de los devotos y devotas. Fue entonces cuando una cálida y descontrolada ovación rompió el silencio y austeridad del acto. Las dos figuras, aunque con distintas advocaciones,  representan una sola: la Madre de Jesús, Un cuadro que ha quedado enmarcado para la historia de ambas imágenes.
Segunda intervención de D. Manuel. <<En este momento la Virgen de los Dolores saluda a Ntra. Sra. del Buen Suceso. Recordamos aquí la visitación de la Virgen para saludar a Isabel.  En cuanto Isabel vio a su prima, la criatura que  llevaba en su seno, Juan el bautista, saltó de alegría. Y le dijo a su prima: dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.
En este santo momento pedimos por la fe nuestra ya que todos los que estamos en esta iglesia fuimos bautizados en  Jesucristo y tenemos esa fe en el Señor y en la Virgen, a veces con dificultades >>.
Para terminar, Miguel Ángel Rodríguez entonó “Sálvame Virgen María” coreado por los asistentes.

La segunda “chicotá” consistió en un giro de 180º, a los compases de la marcha “Triana de Esperanza”, para terminar a las puertas de la capilla del Sagrario.
<<En este momento o estación la virgen se encuentra ante el Santísimo Sacramento –continuó el párroco-. En el Sagrario Jesucristo está presente en el pan, recordemos por tanto la última cena: tomad y comer que este es mi cuerpo, tomar y beber que esta es mi sangre. Este es el momento para pedir por el hambre en el mundo, por esas más de 850 millones de personas que pasan hambre diariamente>>.
El himno eucarístico cerró esta estación. A continuación, Sr. Alcalde D. Narciso Luque Cabrera, presente en el acto, presentó la ofrenda floral del Ayuntamiento de Castilleja de Campo. Hizo entrega del ramo  Raquel Luque Monge. 
Miembros de la Junta de la Agrupación mantenían la organización del recorrido y acompañaban de cerca a la virgen. La tercera “chicotá” estuvo a cargo del capataz Antonio Jesús Miranda (Toni), que dirigiendo los comedidos pasos de sus costaleros llegó la puerta principal de la iglesia con las notas de la partitura “Caridad de Guadalquivir”.
Cuando la Señora reviraba para quedar frente a la salida, Juan Antonio Luque abrió de par en par las  dos  hojas de la puerta. El paso retrocedió unos metros para quedar arriado justo en el lugar donde se prepara cada año para su salida procesional. Esta vez, Ntra. Sra. de los Dolores quedaba frente a  una plaza vacía y sin más testigos que la lluvia y las rachas de viento que azotaban la tarde. Sus seguidores estaban dentro conteniendo las emociones.
En este punto el Párroco disertó sobre la Muerte de Jesús en la Cruz. <<En el Calvario estaba la cruz de Jesús y entre Él, las de dos ladrones. Estamos acostumbrados a ver la cruz en las iglesias, en las calles y en el hogar, sin darnos cuenta de que la cruz era la ignominia más grande en el imperio romano, allí se mataban a los asesinos, ladrones y reos de la peor calaña y así mataron a Jesús. Es este momento pediremos por los enfermos y sobre todo por los que sufren solos y desamparados>>.
Cerró la estación la canción de Cuaresma “Perdona a tu pueblo Señor”.

Para continuar, una “revirá” que dejó el paso frente al Altar Mayor a los acordes de la marcha “Esperanza de los pobres coronada”. El exquisito trabajo de sus esforzados costaleros llevaron a la Señora  a los pies del titular de la parroquia y patrón de este pueblo, San Miguel Arcángel. Otro salto en los corazones de los castillejinos, otro momento de clímax emocional: la Virgen de los Dolores tuvo su encuentro, frente a frente, con el titular de la Hermandad Sacramental de San Miguel y Ntra. Sra. del Buen Suceso.
Aquí D. Manuel recordó la Resurrección de Cristo. <<¿Porqué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado>>. Y dirigió las peticiones por la gente buena en general y en especial por la gente buena de nuestro pueblo.
El himno de San Miguel coreado por todos los presentes concluyó el presente momento. 
Pero aún quedaba el último acto. Con la marcha “Mi esperanza”, el paso de la Virgen, que había quedado frente a San Miguel, comenzó su andadura hacia atrás para llegar a la altura del crucero. Allí una memorable “revirá” de 180º dejó a Ntra. Sra. de los Dolores de cara a sus devotos y devotas y, como una despedida, lentamente volver al lugar original donde esperaba la visita de la gente de su pueblo. Con la marcha “Esperanza Coronada” y el canto de los músicos de la Banda de Albaida del Aljarafe, finalizó este triunfal recorrido por la Parroquia de San Miguel. 
Para terminar este rosario de plegarias, D. Manuel, tras el mensaje de Jesús:<<Amaos unos a otros como yo os he amado>>, pidió por el pueblo, la parroquia,  Hermandad Sacramental y  Agrupación Parroquial.
En este punto, Francisco Manuel Rivera Luque, hermano mayor del Santísimo Sacramento, San Miguel Arcángel y Ntra. Sra. del Buen Suceso hizo una ofrenda floral a la Virgen de los Dolores. Y con el cantico “Sálvame Virgen María”, todos los presentes saludaron a la Señora, cerraron el acto y se despidieron de ella.
Para finalizar y en nombre de la Agrupación Santísimo Cristo de Vera Cruz y Ntra. Sra. de los Dolores, Antonio Jesús Miranda expresó su agradecimiento a nuestro párroco D. Manuel por su entrega y cercanía, a todas las personas presentes por su acompañamiento y su participación en el acto y a los miembros de la Junta de gobierno de la Hermandad por su colaboración.

Así termina un acto donde los sentidos fueron testigos del recorrido de María madre de Jesús, su sufrimiento y dolores ante la pasión de su hijo. Quienes hayan tenido la suerte de vivir este acto de seriedad y recogimiento religioso pero emotivo y cercano a la vez, recordaran una tarde memorable e histórica que pasara a los anales de Castilleja del Campo.

Crónica 111. Castilleja del Campo, jueves 22 de febrero de 2018